945 100 112  |  Whatsapp 667 481 007 info@alaiadental.com

¿Conoces los beneficios de la sedación consciente en odontología?

La aplicación de estas técnicas permite reducir el estrés, incrementar la comodidad del paciente y mejorar el control sobre el mismo garantizando su seguridad.

En los últimos años se ha convertido en habitual la práctica de la sedación para la realización de diferentes pruebas complementarias e intervenciones, como son los tratamientos odontológicos. El objetivo de la aplicación de estas técnicas es reducir el estrés, incrementar la comodidad del paciente y mejorar el control sobre el mismo en la realización de los diferentes procedimientos diagnóstico-terapéuticos, así como garantizar su seguridad.

En pocas palabras, es posible recibir un tratamiento dental sin nerviosismo, estrés ni ansiedad. Ello permite realizar tratamientos más largos en una sola sesión sin incomodar al paciente y la tolerancia al tratamiento es mayor.

Tal y como explican los doctores  “hay que distinguir entre analgesia (alivio de la percepción del dolor sin producción intencional de un estado de sedación), sedación mínima o ansiolisis (estado inducido por fármacos en el que hay una disminución de la sensación de intranquilidad psíquica y/o motora, sin un cambio asociado en el estado de alerta del individuo) y sedación moderada o consciente (estado de depresión de la conciencia inducido por fármacos que recuerda mucho al sueño normal). Este último tipo de sedación es el que empleamos en nuestra unidad de cirugía oral y odontología en colaboración con el servicio de anestesia del hospital”.

En la sedación moderada o consciente el paciente responde adecuadamente a órdenes verbales solas o acompañadas por leve estimulación táctil. No se requiere ningún tipo de intervención para mantener la permeabilidad de la vía aérea, la respiración es espontánea y la función cardiovascular usualmente se mantiene inalterada. Se consigue con la administración de fármacos intravenosos y es preceptiva la presencia de un médico especialista en anestesiología y reanimación.

En otras ocasiones nos encontramos con niños que no colaboran con el dentista para realizar el tratamiento que precisan; en estos casos es ideal realizar el procedimiento bajo sedación con la presencia del anestesista. Lo mismo sucede con pacientes muy nerviosos o con verdadera fobia el dentista, pacientes con discapacidad, etc.

Además, “gracias a la sedación consciente el paciente no sufre, no se entera de la intervención. Con el uso de fármacos modernos su sensación es la de haber estado durmiendo un rato y lo mejor es que a los pocos minutos de finalizar la intervención el paciente se siente totalmente normal, recuperado y listo para marcharse a casa”, concluye el doctor.

sedacionconsciente_

No Comments

Comments are closed.