945 100 112  |  Whatsapp 667 481 007 info@alaiadental.com

El curso empieza con una visita al dentista

En el período de vacaciones se suelen relajar los hábitos alimenticios y se tiende a cometer ciertos excesos. Para minimizar los posibles impactos negativos en la salud bucodental, se recomienda la visita al dentista tras la vuelta a la rutina, especialmente en los más pequeños. La revisión como parte de la ‘vuelta al cole’, además de tratar las posibles patologías, permite reforzar la prevención, el tratamiento más efectivo, junto con una higiene correcta. En este sentido, cabe incidir en la importancia de cepillarse los dientes tres veces al día con pasta fluorada durante tres minutos y complementarlo con la utilización de colutorios y seda dental.

Los dentistas recomiendan realizar una revisión dental que permita la detección de ciertas patologías más comunes en verano como las caries. Durante el verano, se olvidan rutinas y se come y duerme fuera, por lo que aumenta el riesgo de no cumplir con los hábitos de higiene bucodental. No realizar la limpieza adecuada y aumentar con el calor el consumo de helados, dulces y refrescos, alimentos altamente cariogénicos, favorece la aparición de caries.

Los refrescos azucarados, las bebidas isotónicas, la cerveza y el vino tienen un ácido dañino para el esmalte dental que desmineraliza el diente y puede causar y aumentar la hipersensibilidad dental, por lo que lavarse los dientes después de cada comida ayuda a evitar la aparición de esta patología. Consecuentemente, los dentistas recomiendan que si el dolor causado por el frío se alarga más de algunos segundos es necesario acudir al profesional de confianza para un diagnóstico y tratamiento adecuado.

Época de traumatismos

Del mismo modo, las altas temperaturas del verano influyen negativamente en la salud oral al facilitar la proliferación de bacterias bucales que favorecen la aparición de aftas bucales, boqueras, caries y gingivitis, y además el calor también produce una mayor sequedad bucal que puede derivar en halitosis. En principio, una buena hidratación contribuirá a reactivar el flujo de saliva de la boca.

Otra de las patologías más habituales en esta época del año son los traumatismos. Ante la caída de un diente, golpes o pérdida de fragmentos es aconsejable que se consulte con un dentista para evitar daños mayores. Los dentistas insisten en que si se tiene el fragmento perdido, se debe conservar en suero salino, o en su defecto, en saliva, leche o agua y buscar al profesional más cercano para recibir el tratamiento necesario.

En los desplazamientos también es importante no olvidar las férulas dentales ya que después de un tiempo sin utilizarlas pueden no encajar y dejar de ser efectivas. Por otra parte, los dentistas aconsejan evitar el consumo excesivo de bebidas azucaradas y refrescos y recuerdan que alimentos como los zumos de frutas naturales, las verduras y el consumo de 2 litros de agua al día ayudan a mantener una boca sana.

Fuente: La verdad

No Comments

Post a Comment

cinco + 8 =