945 100 112  |  Whatsapp 667 481 007 info@alaiadental.com

Periodoncia

En muchas ocasiones hemos notado una pequeña inflamación de encías y un sangrado al cepillado, esto es lo que denominamos gingivitis que es totalmente reversible con un buen tratamiento y re-educación de nuestra higiene oral. Si este proceso se mantiene en el tiempo unido a otros factores como una predisposición genética, tabaco o estrés puede hacer que empiece a perderse el tejido que soporta los dientes produciéndose una destrucción de los mismos y la consecuente movilidad y caída de dientes. Esta enfermedad la padece más de la mitad de la población y es la primera causa de pérdida de piezas dentales.

Gingivitis

En muchas ocasiones hemos notado una pequeña inflamación de encías y un sangrado al cepillado, esto es lo que denominamos gingivitis que es totalmente reversible con un buen tratamiento y re-educación de nuestra higiene oral.
Si este proceso se mantiene en el tiempo unido a otros factores como una predisposición genética, tabaco o estrés puede hacer que empiece a perderse el tejido que soporta los dientes produciéndose una destrucción de los mismos y la consecuente movilidad y caída de dientes. Esta enfermedad la padece más de la mitad de la población y es la primera causa de pérdida de piezas dentales.

Tratamiento

La gingivitis es una forma leve de enfermedad de las encías que, por lo general, puede curarse con una limpieza profesional periódica con la instrucción profesional de un buen cepillado y un buen uso de la seda. Esta forma de enfermedad periodontal no ocasiona pérdida del hueso ni del tejido que sostiene los dientes.
En casos en los que se ve una predisposición a la periodontitis pero aún no se ha manifestado la enfermedad completamente, el paciente deberá realizarse un “Raspado de mantenimiento” con el cual se elimina la placa bacteriana calcificada y el sarro por debajo de la encía. El raspado va más allá de la simple limpieza de los dientes, consiste en el raspado de las superficies de las raíces de los dientes mediante unos instrumentos llamados curetas. De esta manera, se crean las condiciones necesarias para que se curen las encías.

Periodontitis (o piorrea)

gingivitis-vitoriaCuando la gingivitis no se trata debidamente, puede convertirse en “periodontitis”. Esto quiere decir “inflamación alrededor del diente”. En la periodontitis, las encías se alejan de los dientes y forman espacios o bolsas que se infectan. El sistema inmune lucha contra las bacterias a medida que la placa se extiende y crece por debajo de la línea de las encías. Las toxinas y la respuesta del cuerpo contra la infección empiezan a destruir el hueso y el tejido que mantienen a los dientes en su lugar. Cuando la periodontitis no se trata debidamente, los huesos, las encías y los tejidos que sostienen los dientes se destruyen. Con el tiempo, los dientes pueden aflojarse e incluso caerse ellos solos. Para evitar esta evolución de la enfermedad, ésta debe tratarse lo antes posible, por ello, un diagnostico precoz es fundamental para un diagnostico favorable.

Factores de riesgo

  • Genética. Algunas personas son más propensas que otras a tener un caso grave de la enfermedad de las encías.
  • Mala higiene ó deficiente, prolongada en el tiempo.
  • El hábito de fumar. Fumar es uno de los factores de riesgo más significativos relacionados con el desarrollo de la enfermedad de las encías. Además, el hábito de fumar puede disminuir el efecto de algunos tratamientos.
  • Apiñamiento: El hecho de tener los dientes “torcidos” hace que en determinadas áreas la higiene diaria sea complicada de llevar a cabo causando dolores e inflamaciones crónicas.
  • Otras causas: Diabetes, medicamentos…

¿Cómo sé si tengo enfermedad de las encías?

Los síntomas de la enfermedad de las encías incluyen:

  • Mal aliento constante, mal sabor de boca.
  • Encías rojas o inflamadas.
  • Encías muy sensibles que sangran.
  • Dolor al masticar.
  • Dientes flojos
  • Encías retraídas o dientes que se ven más largos de lo normal.
  • Dientes más sensibles de lo habitual

Tratamiento

Estudio Periodontal: Radiografía panorámica y serie radiográfica digital, mediciones de las bolsas con una sonda periodontal para hacer un seguimiento por ordenador con una gráfica que muestra la profundidad de las bolsas.

Raspados por cuadrantes (raspado y alisado de la raíz): Con anestesia y sin puntos en 2 sesiones de 1 hora aproximadamente.

El dentista quita la placa de las bolsas periodontales mediante un raspado y alisado de las raíces. El raspado consiste en remover el sarro que se ha depositado por encima y por debajo de la línea de las encías. El alisado de la raíz elimina las áreas ásperas que pueda tener la raíz del diente donde se acumulan los gérmenes. Esto ayuda a quitar las bacterias que favorecen la enfermedad.

Re-evaluación periodontal para control: seguimiento por ordenador del estado de las encías en una revisión que ha de realizarse en torno al mes de hacer los raspados, para evaluar al paciente.

Fase de mantenimiento: Una vez terminado el tratamiento de la periodontitis, es fundamental seguir un estricto programa de mantenimiento con altos niveles de higiene bucal y visitas periódicas a la clínica para eliminar el acumulo de bacterias y sarro. Los raspados de mantenimiento han de realizarse cada 4-6 meses para evitar la reaparición de periodontitis. Esto último lo determinará el profesional que realizó el tratamiento periodontal en función de la respuesta al tratamiento.

Sin embargo, en enfermedades agresivas o avanzadas, es necesario realizar una segunda fase de tratamiento, que consistirá en acceder a esas bolsas periodontales profundas. Esta fase se denomina cirugía periodontal. Cuando el tratamiento activo termina, la enfermedad debe estar controlada. En este momento empieza la fase de mantenimiento, que es una etapa fundamental del tratamiento periodontal y la única manera de conseguir el control de la periodontitis a largo plazo. Las fases básica y quirúrgica son muy eficaces para controlar las bacterias y lograr la salud periodontal, pero estas bacterias tienden a recolonizar la bolsa periodontal desde otros reservorios bucales y, si no se actúa de forma adecuada, la enfermedad tiende a reaparecer tras algunos meses.